María Herrera, directa al corazón

Covadonga García Fierro

En 2015, la compositora e intérprete María Herrera, de veintitrés años, ha publicado su primer disco, Memories. Se trata de una recopilación de ocho canciones con las que realiza un recorrido íntimo y profundo por las experiencias que han conformado su personalidad. Los estilos musicales se amalgaman: funky, R&B, pop, jazz, indie, blues. El resultado son melodías llenas de matices y sensaciones. El vehículo expresivo no podía ser otro que el inglés.

El trabajo, que mereció una pequeña subvención del Ayuntamiento de Adeje, cuenta también con el esfuerzo de Alejandro Cicala (arreglos musicales, guitarra eléctrica), Pedro Delgado (guitarra acústica), Javier Martín (bajo), José Carlos Machado (contrabajo), Norberto Arteaga (saxofón), Diego Expósito (piano y teclados), Akior García, Javier Guerrero y Nicolás Dorta (baterías), Miguel Ángel Vilariño (chelo), David Correa (mezcla y masterización) y Conrado Díaz (diseño gráfico e imagen de la cubierta).

Ya desde que observamos la imagen de la cubierta encontramos la primera metáfora: los cascos de música están conectados a la mente; María Herrera escucha su propio mundo interior, sus pensamientos, melodías y palabras. Y lo hace con los ojos cerrados para que nada se escape, dejándose llevar por el vaivén del sueño y la placidez.

1. Andrea. María Herrera abre el disco con la que tal vez sea la afirmación más bella: I need you in my life. La canción, dedicada a su hermana Andrea, transita los espacios en los que se ha forjado un afecto lleno de luz y complicidad.

2. Good mum. La segunda habitación interior que nos invita a conocer María Herrera es la que comparte con la figura materna: la canción ofrece una reflexión sobre la maternidad y los riesgos que entraña este deseo, ante lo inesperado de la vida.

3. Heartache. I feel so alone in this darkness. Así comienza esta confesión; el dolor de saberlo todo perdido, lejano y, sin embargo, tan nuestro todavía. Tell me, tell me, tell me… responde a la insistencia de una búsqueda: el consuelo. Y es que cuando todo termina, ninguna palabra, ninguna explicación es suficiente. No hay respuesta posible.

4. Honey. Honey es el eco de una voz; la caricia sonora que, en otro tiempo, nombrara al ser amado. Este eco sirve ahora como hilo conductor: llega el momento del tránsito. La prolongada despedida a voz y piano preludia el deseo de continuar el camino. Tras el desahogo y el lamento llega la respiración. Tras el adiós, regresa el horizonte. Goodbye, honey es la despedida más dulce de cuantas hayan existido.

5. I was made to love you. Ritmo, erotismo, seducción. Y sobre todo, la certeza de que el amor explica lo que somos: existimos para amar. En este empeño se encuentran las miradas, el tacto de unas manos, la aproximación de los cuerpos.

6. Take aim. Tras la experiencia del desamor, es el momento de la valentía: atreverse a amar de nuevo. Apuntar directo al corazón, llegar para quedarse, este es el único ruego. Take my hand revela el dolor antiguo y la voluntad de amar a pesar de todo.

7. Memories. El recuerdo del primer amor, cuando lo creíamos único y eterno, es lo que late en esta canción. Tal vez sea esta la composición que más se parece a una carta de amor venida del pasado, y que ahora leemos en calma: Nothing hurts like you did, no one persists like you do. El dolor se ha ido y solo queda la persistencia del recuerdo. Pero, tal vez, lo más hermoso es que seguimos sin saber lo que nos depara la vida, exactamente igual que entonces.

8. Love. El disco no podía terminar de otra manera. Debía llegar a su fin haciendo un canto al amor, esencia de todos los mundos creados para dos. Aquí, la energía y la pasión se funden en una declaración de intenciones: All I have for you is love.

Con su primer trabajo en solitario, María Herrera decide navegar sin rumbo y sin miedo, dejándose llevar por la vida y sus cadencias. Ahora, ella abre los ojos, deja los auriculares sobre la mesa, llena los pulmones y apunta directo al corazón.

Reseña del disco Memories de María Herrera: “María Herrera, directa al corazón”, Suplemento Cultural El Perseguidor, Diario de Avisos (31 ene. 2016).

También te puede interesar:

Reseña de El pez limpiafondos de Acerina Cruz, 2021

Reseña de El pez limpiafondos de Acerina Cruz, 2021

  "Una aproximación a El pez limpiafondos de Acerina Cruz".  Un canto al amor de pareja, por Covadonga García Fierro. El pez limpiafondos es un poemario que tiene como tema fundamental el amor de pareja en la vida cotidiana. Por ello, los textos se vertebran a partir...

Tras el rastro de Pino Ojeda, 2019

Tras el rastro de Pino Ojeda, 2019

Tras el rastro de Pino Ojedapor Covadonga García Fierro Ante un poema, un cuadro o una melodía, se produce una emoción que el ser humano únicamente es capaz de sentir cuando asiste a esa manifestación artística: la poesía, la pintura, la música. Se trata de una...

Reseña del poemario Personne, 2019

Reseña del poemario Personne, 2019

Reseña del poemario Personne Personne, de Alba Sabina Pérez Covadonga García Fierro El eje temático del libro de poemas Personne (Ediciones La Palma, 2018), de Alba Sabina Pérez, es la identidad. Pero la identidad observada desde las distintas formas que esta puede...