Sangreña, selección poética publicada en la revista Trasdemar, 2020.

Foto_Archivo_Sangreña_Asturias

Fotografía de Sangreña tomada por Covadonga García Fierro.

En septiembre de 2020 la Revista Trasdemar de Literaturas Insulares me invitó a colaborar en su publicación con una selección de poemas inéditos. Estos versos se inspiran y son un homenaje a la aldea asturiana en la que crecí hasta los 7 años, cuando la vida me traería definitivamente a la isla de Tenerife, a la que ahora considero mi hogar.

La aldea
La aldea de mi infancia
no aparece en ningún mapa:
solamente la memoria
conserva los caminos.
A veces quisiera volver a mi casa,
saberla mía todavía,
como los sueños que jamás la abandonaron.
Recorrerla palmo a palmo,
descubrir que están indemnes
todos los peldaños y todas las esquinas. 

Comprobar que continúan allí dormidos
todos los años que ya no tengo.

Mis muertos
Lita olía a leche y a castañas.
Cuando pienso en ella,
recuerdo el silencio de la ermita
y los helechos que aún pueblan las cunetas.
Entonces, me invade la pena
y un picor de ortigas me cerca los caminos.

¡El trabajo nos honra!, solía decir Mateo.
No quiso un solo día de descanso.
No hubo un solo día que no trabajara la tierra.
Hasta que la tierra cubrió su cadáver. 

Mis ojos me han llenado de mundo.
Todo lo que he visto, 
todo lo que he mirado
vive dentro de mí.
En Sangreña, todos eran viejos
y nos querían.
Por eso serán siempre
mis queridos muertos.

El bosque

Cuando te adentras en el bosque,
entiendes que todo importa:
la respiración de las hormigas,
el zumbido de las abejas,
el lento transitar de las estaciones.

Comprendes entonces tu propia pequeñez
y sabes, al mismo tiempo, de tu justa relevancia.
Nada escapa a la sabiduría del bosque.

Mi casa

Sé que mi casa no irá a ninguna parte.
Permanecerá en el mismo lugar donde la dejé.
Podrán quemar los muebles,
vaciarla por completo
o llenarla de blancas mariposas.
Pero no podrán hacer que se vaya.

Aunque mi infancia se haya ido
y yo no sepa a dónde,
allí está mi casa,
esperando a que yo vuelva.

La Revista Trasdemar de Literaturas Insulares nace con la vocación de internacionalizar la literatura de Canarias y construir un  puente a través de la poesía, el ensayo, la narrativa y el periodismo cultural entre  todos los archipiélagos, contando para ello con una destacada participación de  autores y autoras de Canarias y otros territorios de la condición insular como  Cuba, República Dominicana, Cabo Verde, Puerto Rico, Madeira y Azores,  Aruba o Curazao, entre otros

Fundada en 2020, está integrada en el repositorio de proyectos culturales del Gobierno de Canarias. Es director el poeta Ramiro Rosón, (Santa Cruz de Tenerife, 1989) y constituyen el Comité editorial los autores Iván Méndez González (Santa Cruz de Tenerife, 1981) y Samir Delgado (Las Palmas de Gran Canaria, 1978) La obra que ilustra la revista Trasdemar es cortesía del artista Gonzalo González (Tenerife, 1950).

Selección poética inédita para la Revista Trasdemar de Literaturas Insulares, publicada en septiembre de 2020.

También te puede interesar:

La filosofía de la muerte en Pedro Páramo, 2014

La filosofía de la muerte en Pedro Páramo, 2014

La filosofía de la muerte en Pedro Páramo Pulvis et umbra sumus, Horacio En este breve ensayo de carácter impresionista trataremos de exponer una reflexión suscitada por la lectura de Pedro Páramo (1955), novela de Juan Rulfo honda y simbólica que trata uno de los...

Reseña de ¿Quién cuidará de mis guardianes?, 2014

Reseña de ¿Quién cuidará de mis guardianes?, 2014

¿Quién cuidará de mis guardianes? (Ediciones Idea, 2013), de Alba Sabina Pérez Covadonga García Fierro El primer libro de relatos de Alba Sabina presenta con maestría una serie de vivencias, con fuerte contenido autobiográfico, y a un puñado de personajes que se...

Reseña de Una gasa delante de mis ojos, 2013

Reseña de Una gasa delante de mis ojos, 2013

Reseña de Una gasa delante de mis ojos La estela de un navío, por Covadonga García Fierro La apasionante novela de Elsa López Una gasa delante de mis ojos (Ediciones Idea, 2011) se me antoja un ejercicio a medio camino entre la narrativa y la poesía; no solo porque en...